No somos muy amigos del plástico. Cumple bien su función casi siempre, sí: pero las posibilidades estéticas de la madera están muy por encima. Por eso, siempre que podemos elegir, no lo dudamos. En golpeadores tampoco.

Ventajas:

- Tantas posibilidades como tipos de madera hay.

- Puede pintarse, resaltarse la veta en un determinado tono etc.

- Distintos acabados (poliuretano, aceite...).

 

Algunos ejemplos:

¿Y esto cuánto cuesta?

Depende; pero a menudo no mucho más que uno de plástico. Cuando presupuestamos un golpeador (u otro componente) de madera tenemos en cuenta tres variables:

1.- El precio del material.

2.- El tiempo que lleva su fabricación.

3.- El acabado.