Existen en el mercado infinidad de marcas, materiales y calibres de cuerdas para guitarra. Mucho se ha hablado sobre el tema ¿Existe una gran diferencia entre marcas? ¿Qué efecto supone en el instrumento y en la forma de tocar utilizar un calibre u otro? ¿Hasta qué punto influye en el ajuste?

calibres

La realidad es que, a pesar de todo, la mayoría de los guitarristas no le prestan a este aspecto la atención que merece. No es extraño ver instrumentos de alta gama que llevan 4, 5 ó 6 meses (cuando no algún que otro año) con las mismas cuerdas puestas. El sonido parte de la cuerda y, si la cuerda no está en buenas condiciones, la capacidad del instrumento se limita mucho. Además, el desgaste que provoca en el traste es muy superior.

Una cuerda vibra simultáneamente en muchas frecuencias, en la fundamental, que es la que corresponde a la nota que escuchamos, y en todos sus armónicos. El timbre del instrumento depende en gran medida de la composición de estos armónicos. Es así como diferentes materiales y calibres de cuerdas suenan de diferentes formas.

Este post será el primero de una serie dedicada a las cuerdas, a cómo afectan al sonido y qué debemos hacer para mantenerlas en buen estado. En esta ocasión, nos centramos en el calibre, un tema que afecta en gran medida el sonido, el ajuste y la ejecución, y al que muchos músicos no le dan la importancia que tiene.

La frecuencia fundamental en la que vibra una cuerda depende de tres factores: su longitud, la densidad del material con que está hecha y la tensión a la que se somete. Al aumentar el calibre tenemos una cuerda más pesada, lo que la hace sonar más grave y, por tanto,  lograr la misma nota requiere de una tensión mayor. Esta variación de masa y tensión determina una importante diferencia de sonido y de tacto.

gauges freq

En la imagen puede apreciarse un significativo cambio a partir de 1k. La primera captura corresponde a 0,9-0,42, la segunda a 0,10-0,46 y, la última, a 0,11-0,52.

En G&B Custom Shop, queríamos mostrar la disparidad sonora que deriva de la utilización de los distintos calibres, para ello hemos hecho una demostración que hemos dividido en 2 pistas de audio. En la primera de ellas, puede escucharse un mismo arpegio tocado tres veces con la misma guitarra, mismas pastillas, mismo amplificador, misma ecualización y mismo intérprete; pero con calibres de cuerdas diferentes. En primer lugar, 0,9-0,42, en segundo lugar 0,10-0,46 y, en último lugar, 0,11-0,52. 

La segunda pista mantiene la misma estructura (0,9-0,42/0,10-0,46/0,11-0,52), pero ejecutando una pieza distinta, que implica una forma diferente de incidir sobre la cuerda.

Lo mejor es que saquéis vuestras propias conclusiones, podéis descargar los archivos en la calidad original, sin compresión para escucharlos con más detalle.

Demo 0,9-0,42/ 0,10-0,46/ 0,11-0,52:

 

Nosotros y nuestro guitarrista coincidimos en que a mayor calibre, más dinámica y más riqueza en el sonido. El hecho de tener mayor peso y tensión en la cuerda no sólo conlleva una alteración en el contenido armónico, sino también una notable diferencia en la forma de atacar la cuerda, en definitiva, de tocar el instrumento.

Por último, creemos oportuno apuntar que no existe el sonido perfecto, que para un estilo y uso puede ser mejor un calibre mayor y para otro un calibre menor. Las diferencias están ahí, corresponde a cada uno conocerlas para encontrar el sonido que busca.

Posted
AuthorGuitar & Bass Luthier
CategoriesArtículos